lunes, 26 de diciembre de 2011

Rastros de violencia - Pies De Plomo

Paul se quedó con una mitad del cuerpo dentro del bar y la otra fuera sin saber qué hacer. Miró a Jim y Clark y vio como intentaban sacar sus pistolas, pero ellos eran más rápidos.

Paul pudo ver como infinidad de balas salían de las metralletas Thompson M1. Veía todo como a cámara lenta. Sentía el dolor de sus amigos cuando las balas atravesaban sus cuerpos. Intentaba mirar las caras de las personas que estaban disparando, pero el agua de la lluvia lo hacía imposible.

Dentro del bar estaban todos los demás sin moverse ya que sabían que al intentar ayudar solo causarían más muertes. Una de las balas rozó sin penetrar el brazo de Paul que pareció no notarlo al principio.

Cuando las tres personas misteriosas se quedaron sin balas en sus metralletas, rápidamente subieron en el BMW 502 color granate que esperaba tras ellos.

Cuando Paul se aseguró de que no volverían para acabar con él, se acercó  a sus amigos para tomarlos el pulso, pero ya estaban muertos. Paul entró en el bar y dijo que avisaran a una ambulancia ya que él no podía quedarse a esperar pues sabía que su vida corría peligro.

Paul tenía un pequeño piso de unos 70 metros cuadrados a unas diez manzanas del bar. Cautelosamente se fue a él, nadie sabía de la existencia de ese piso, y solo lo utilizaba para casos extremos como este.

No dejaba de pensar cómo sabían que estaban en ese lugar, ni por qué querían matarlos, solo pensaba que todo se debía a la carta que recibió. También tenía que avisar a Frank, o a lo mejor ya lo sabía; era el único que esa noche no se acercó con ellos al bar.

Subió a su piso y lo primero que hizo fue entrar en el baño para darse una larga ducha de agua caliente antes de curar la herida de su hombro.

Salió con una toalla rodeada en la cintura, se sentó en su sofá y puso un vinilo de Aretha Franklin. No le gustaba mucho, pero su voz y su música le ayudaban a relajarse.

La cabeza que le daba vueltas, lo único que necesitaba era descansar, mañana ya habría tiempo para entrar en acción y tomar decisiones. Sabía perfectamente que no se podía quedar mucho tiempo en ese piso, que lo estaban buscando y hasta que no lo mataran no dejarían de perseguirle.

Se levantó del sofá y se dirigió a su habitación con las luces apagadas. Se dejó caer en la cama como si su cuerpo hubiese sido tiroteado y se quedó dormido.

Paul tenía 40 años, llevaba trabajando 3 años en esa oficina, pero antes de empezar ese trabajo y cometer atracos, Paul tenía un pasado a las espaldas…

Era verano, Paul tenía 20, era joven y demasiado confiado y podríamos decir que un poco inocente.

Su padre se llamaba Bob, aunque sus amigos le conocían como Bobby.

Paul dejó los estudios con 18 años, sabía que así no aprendería todo lo que pasa en la calle. Su padre no se opuso a ello, además quería que fuese un chico espabilado.

Para qué negarlo, su padre era un gánster. En esa época o eras un gánster o un pobre ciudadano que trabajaba casi doce horas al día y dabas más de la mitad de tu dinero a la familia de la ciudad si no querías aparecer muerto al amanecer en tu cama, y para colmo la policía no haría nada para buscar a los culpables.

Bob era la mano derecha de Mouse Senior que a su vez era el padre de Mouse Junior. Mouse Senior encargaba “trabajos” al padre de Paul y este se encargaba de realizarlos junto con un pequeño grupo de la familia.

Bob metió a Paul en la familia: realizaba pequeños trabajos que ni siquiera rozaban la ilegalidad y el crimen. Paul conducía un coche y se encargaba de llevar a la mujer de Mouse Senior de compras, al teatro o a tomar el té con sus amigas.

La mujer de Mouse Senior era más joven que él, ella tenía 33 años, pero poseía un cuerpo escultural. Tenía el pelo negro unos ojos verdes increíbles, era muy cariñosa y sobre todo con los chicos jóvenes como Paul.

Mouse Senior confiaba en Paul y siempre le decía que sería un hombre muy importante dentro de la familia.

Las ciudades de Estados Unidos estaban controladas por familias. En cada parte de Estados Unidos había una familia que controlaba los impuestos de cada zona y también se aseguraba de que no hubiese muchos conflictos.

Tres meses después de que Paul empezara a trabajar, el capo de la familia más influyente que gobernaba en los Estados Unidos murió, y eso significaba que un nuevo capo llegaría al país.



Aquí os dejo el link para que descarguéis el pdf (tiene mas cosas a parte del capitulo 5)
http://www.mediafire.com/?mesfd602pc0yydd

6 comentarios:

BorjaSanchez dijo...

good!

me podías haber dicho lo de la portada. tengo imágenes más grandes, y de varios estilos

Sandra dijo...

El capitulo esta genial!!! y el pdf con los dibujos y los relatos interesantes!!
Feliz Navidad a Todos

Lucas Fulgi dijo...

Ya está la reseña de su blog en El Semillero. Pueden entrar por este enlace: http://elsemillerodeblogs.blogspot.com/2012/01/150-sombras-de-gigantes.html

Muchas gracias por interesarse en el proyecto. Hay, no se si las vieron, un par de secciones más aparte del directorio, dedicadas a los que ya participaron, y están más que invitados a usarlas.

Saludos

Raul Covisa dijo...

Fui yo el que se intereso por el www.elsemillerodeblogs.blogspot.com

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Hola! He encontrado el blog en El Semillero. Os sigo!
Por cierto, yo también tengo un blog con una amiga; me gustaría que os pasaraís y nos dieraís vuestra opinión:
Las mejores cosas al amanecer

Muchas gracias!

juank dijo...

Buen relato¡

Publicar un comentario